martes, marzo 02, 2010

Inmanente

Te siento apenas perceptible susurrando entre la brisa nocturna, acechando a la nostalgia que se enreda en mis cabellos.

Te siento apenas audible coqueteando con el tiempo que transcurre sin prisa, jugueteando con el silencio que en mis labios se acobija.

Te siento apenas tangible escondido en el aire que respiro, titilando errante con la memoria en el parpadeo de mis ojos.

Estás aquí indeleble,
como el tatuaje de una flor que no se marchita,
como las estrellas que todas las noches brillan,
como la noche cuando el amanecer se aproxima.

Estás aquí inmanente,
como el reloj aullando los segundos,
como el cosquilleo del paso de los años,
como el letargo de un buen abrazo.

Estás aquí, en esta noche en que las metáforas hacen fiesta en mi cabeza y se atropellan lujuriosas por salir.

Estás aquí, desmayando al olvido.
Estás aquí, apedreando al destino.
Estás aquí, despertando al desvelo.
Estás aquí, acunando al recuerdo.

Estás aquí, bandido,
te has colado dentro mío.

1 Playas perdidas o encontradas

Blogger Fallen Angel said...

"estás pero, no estás"? Lo siento ahí pero aún así tan irreal o... ¿cómo decirlo? ...cómo si solo quedase su esencia... adentro, clavado en el alma convirtiéndose lentamente en recuerdos que llenan de nostalgia.

9:59 a.m., abril 05, 2010  

Publicar un comentario

<< Home